Quienes somos

nuestro

monasterio

La historia de las monjas de la Orden de Predicadores tiene sus raíces en la inspiradora visión del Santo Padre Domingo, quien asoció su “Santa Predicación” con la oración y la penitencia, acogiendo a mujeres convertidas a la fe católica y congregándolas en el monasterio de Santa María de Prulla, donde se consagraron por completo a Dios. (Cons. Fund. 1) Esta hermosa tradición fue fundada en el año 1206 en Prulla, una localidad ubicada en Francia.

Nuestra presencia contemplativa dominicana llegó a Colombia el 15 de Julio de 1645, cuando se fundó la primera casa de nuestra Orden, el Monasterio de Santa Inés de Montepulciano, ubicado en la histórica ciudad de Bogotá.

Como Comunidad de vida contemplativa, dedicamos nuestras vidas a la oración, la meditación y la búsqueda de la comunión con lo divino. Nuestro legado se enraíza en la rica tradición de Santo Domingo, y nuestro compromiso con la fe y la espiritualidad sigue siendo fuente de inspiración y guía para cada una de nosotras.

nacimiento de nuestro

monasterio

Nació en Caleruega (Burgos) en 1170, en el seno de una familia profundamente creyente y muy encumbrada. Sus padres, don Félix de Guzmán y doña Juana de Aza, parientes de reyes castellanos y de León, Aragón, Navarra y Portugal, descendían de los condes-fundadores de Castilla. Tuvo dos hermanos, Antonio y Manés.

¡Experimenta la paz y la espiritualidad!

Contáctanos hoy para conocer más sobre nuestras actividades y cómo puedes ser parte de nuestra comunidad.